DESCOLONIZACIÓN DEL SABER EN LA BIBLIA 2

Compartir este link

Jueves, 01 de Enero de 2015
 

 

Pero también en época de la colonización helenista ya había personas proféticas (cf. Qohelet, Job) que  intentaron descolonizar la imagen de un Dios encerrado en la filosofía griega e utilizada por los políticos convirtiéndola en tendencias ideológicas. Qohelet quita la seguridad de los “sabios” que quieren encasillar a un Dios a su medida, diciendo: “Aunque los justos y los sabios con sus obras están en manos de Dios, el hombre no sabe si Dios lo ama o no (por esas obras)” ((9,1). Y Job después de haberse liberado (gracias a la discusión con sus tres amigos) de una imagen de Dios encerrada en la figura de un Juez Supremo quien castiga con enfermedad y pobreza y premia con salud y riqueza, llega a la conclusión: “Reconozco que lo puedes todo y que eres capaz de realizar todos tus proyectos. Hablé sin inteligencia de cosas que no conocía, de cosas extraordinarias, superiores a . Yo te conocí solo de oídas; pero ahora te han visto mis ojos” (Job 42,2-5). Tanto Qohelet como Job dejan a Dios ser Dios al reconocerse creaturas suyas y con eso el hombre es verdaderamente hombre.  También Jesús presentaba la imagen de un Dios cercano, quien es “Padre” para los seres vivientes creados por él, misericordioso y compasivo, apasionado  para que esta su creación llegue a la plenitud de vida. Enviósu Hijo para posibilitar a todos este destino comunicando además su Espíritu a todas las creaturas. Jesús descolonizó la imagen de un Dios de la Ley, del templo y de la Raza a favor de un Dios de la Vida en Plenitud entre todos y esto le costó la propia vida como a Nabot y muchos otros y otras.

Una nueva manera de pensar

Los ptolomeos consiguieron  imponer la famosa “lógica” de su filosofía griega como algo superior a la sabiduría autóctona que había caracterizado al pueblo de Dios y a todas las demás naciones colonizadas. Consecuencia fue que el pueblo se dividió en clases y hasta en culturas diferentes: la clase superior que intentó mantener sus cargos, y con ellos su  poder y autoridad en el pueblo de Israel, adoptó la filosofía y con ella toda la cultura griega: habló el koiné, se vistieron a la moda griega, construyeron  sus casas y las amueblaron al estilo griego, educaron a sus hijos e hijas en escuelas griegas, incluso les dio vergüenza su libro más sagrado de  la “Ley y los Profetas” y lo llamaron simplemente “historia del pueblo de Israel”.

Sin embargo, el pueblo sencillo conservaba su idioma propio, sus costumbres, su memoria histórica. Sus Escrituras Sagradas consideraban, igual que sus antepasados,  como revelación de Dios a su pueblo. Sabían transmitir  las grandes enseñanzas de este libro en los moldes de su sabiduría ancestral y no lo reinterpretaron en moldes filosóficos como sus compatriotas “de arriba”.

Mientras que el pueblo conservaba la visión holística, dada al cultivo de su sabiduría y su  espiritualidad, la clase alta se adaptaba a la fragmentación y división del mundo y del ser humano. Éste último  fue comprendido como un ser compuesto  de cuerpo y alma. De la misma manera ahora el pueblo se dividió en personas estudiadas que estaban en altos cargos y superiores y otras  que trabajaron con sus manos con muchas fatigas; ésas eran inferiores como el cuerpo humano respecto a su espíritu. De allí se sacó una cantidad de justificaciones para la  dominación: el espíritu debería dominar al cuerpo, la inteligencia y la voluntad a los instintos y las pasiones, el hombre debería gobernar a la mujer, el ser humano a la naturaleza, los sabios a los incultos, los patrones a los esclavos, los aristócratas a los plebeyos, la ciudad al campo, etc.  Era una “ley natural” inmutable.

Mucho de esta filosofía ha entrado en el cristianismo y ha sido trasladado a este Continente  que fue habitado por los pueblos originarios con culturas muy diferentes, pero con una cosmovisión muy parecida entre ellos: tenían una visión holística, cósmica, y cultivaron la sabiduría y espiritualidad (menos los imperios  de los Aztecas, los Mayas, los Incas). Gracias a esta cosmovisión que contradecía totalmente a la de colonia, ellos tuvieron herramientas y defensas para resistir y descolonizarse permanentemente, de diferentes formas: disimulación, paralelismo, enfrentamiento… También Jesús supo mantener la cosmovisión de su pueblo, supo resistir a la influencia de la tradición helenista que llegó hasta sus tiempos y descolonizaba en claves políticas al decir: “Los reyes de los paganos  se portan como dueños de ellos, y en el momento que les oprimen, se hacen llamar bienhechores” (Lc 22,25).

Aquí en América Latina los primeros criollos se identificaron plenamente con las culturas y los pensamientos europeos, incluso las revoluciones del primer mundo, como la revolución francesa de 1789,  les habían inspirados para la lucha por la independencia. La corriente de la ilustración con la razón fue más reconocida que la sabiduría indígena. La ascendencia “india” fue simplemente silenciada por pertenecer  a la “Barbarie”, por su contacto directo con la naturaleza y ellos, los criollos, querían ser de la “civilización” (cf. el libro del argentino Sarmiento: “Civilización y Barbarie”). Aún en la mitad del siglo XIX pidieron a los obispos franceses enviarles religiosos y religiosas francesas para poder educar a sus hijos e hijas en esa cultura, considerada como la más elevada en aquella época.

Cuánto cuesta hoy descolonizar esta clase de educación y apuntar a una educación latinoamericana. En las universidades y los seminarios se enseña toda clase de pensamiento y de corrientes  filosóficas de otros continentes, la sabiduría de los pueblos originarios cuya sangre llevan dentro y cuyo territorio habitan, territorio que había marcado con su topografía, su vegetación y su clima, el pensamiento y modo de pensar de estos pueblos.

Hoy hay antropólogos/as, sociólogos/as y  teólogos/as  que están  luchando por la descolonización de este modo de pensar, valorando lo propio. Pero no son siempre bien venidos.

Margot Bremer. RCSJ

 

 

 

 

Publicar Comentario

 

Nombre:

Ciudad:

Email:

Comentarios:

 


  Ingresa el Codigo de arriba