Pronunciamiento de la MCOI-PY

Compartir este link

Jueves, 01 de Enero de 2015
 

 

LA MESA COORDINADORA DE ORGANIZACIONES INDIGENAS del PARAGUAY, Conformada por la COORDINADORA DE LIDERES INDIGENAS DEL BAJO CHACO (CLIBCH), LA FEDERACIÓN de ASOCIACIONES de COMUNIDADES INDIGENAS GUARANIES DE LA REGION ORIENTAL LA UNION de COMUNIDADES INDIGENAS de la NACION ISHIR (UCINI) y LA ORGANIZACIÓN NACIONAL de ABORIGENES INDEPENDIENTES (ONAI), LA ASOCIACIÓN DE PUEBLOS INDÍGENAS BAJO CANINDEJU (APIBC), MOVIMIENTO DE PUEBLOS INDÍGENAS URBANOS (MPO) se dirigen a las más altas autoridades de los tres Poderes del ESTADO PARAGUAYO y manifiestan una consensuada posición en relación a los siguientes puntos: 
Que, en este año 2011, la República del Paraguay celebra el Bicentenario de la proclamación de su independencia, habiéndose declarado país libre y soberano en el año 1.811, razón por la cual el Estado Paraguayo se encuentra abocado a festejos y celebraciones como país en desarrollo, orgulloso de su historia y pluriculturalidad.
Que, sin embargo, para nosotros, los Pueblos Indígenas estos últimos doscientos años de vida independiente del Estado Paraguayo, han constituido años de despojos y saqueos de nuestras riquezas, que como naturales de estas tierras legítimamente nos corresponden, condenándonos a la miseria y exclusión.
Que, el Estado paraguayo ha sancionado en el año 1992 la Constitución Nacional, Capitulo V “De los Pueblos Indígenas”, reconoce la preexistencia de Pueblos indígenas y ha ratificado Convenios Internacionales y normativas modernas que garantizan nuestros derechos, sin embargo el proceso se ha estancado quedando pendientes puntos de adecuación normativa y por sobretodo la aplicación práctica de lo comprometido como Estado.
Que, el Paraguay fue sancionado, en tres casos, por la Corte Interamericana de Derechos Humanos por el incumplimiento de compromisos y preceptos legales de los Pueblos Indígenas, evidenciando prácticas negligentes que viola su propia Constitución y somete a poblaciones indígenas a condiciones de vidas indignas.
Que, el Estado paraguayo mantiene una deuda histórica con los Pueblos indígenas, postergando sistemáticamente reivindicaciones básicas que pone en riesgo nuestra propia existencia como pueblos con derechos reconocidos.
Que, no se puede recurrir al camino fácil de festejar sin reparar, una independencia que fue construida con esfuerzos de honorables patriotas pero que de ninguna manera puede pretender ser afianzada en aras de la miseria y robo de nuestras tierras y recursos naturales. A doscientos años, sólo necesitamos el que nos restituyan parte sustancial de nuestras tierras, que nos den la posibilidad de desarrollarnos, que nos den una participación que traduzca en realidad lo incansablemente declarado.
Que, el Paraguay es un país privilegiado donde diversos Pueblos originarios lo enriquecen con su cultura y diversidad, los cuales corren riesgos de desaparecer de persistir las condiciones actuales de negación sistemática de nuestros derechos propiciando la posibilidad de un auténtico etnocidio.
Que, ante esto, los Pueblos Indígenas no tenemos motivos para celebrar y mucho menos festejar, puesto que en doscientos años el despojo, la exclusión, la miseria, la negación de nuestros derechos persisten. Respecto a la población indígena el Estado no ha fortalecido su cultura democrática reincidiendo cada gobierno de turno en prácticas discriminatorias y meramente paliativas/discursivas de resolución.
Que, como pueblos indígenas articulados en las organizaciones mencionadas más arriba, consideramos más pertinente una manifestación de reclamos antes que festejos, que se inicia desde el 09 de mayo, de manera indefinida, hasta tanto se resuelvan o se tomen el compromiso serio de resolver las cuestiones planteadas. 
Que, ante las consideraciones anteriores, EXIGIMOS al Estado paraguayo, por medio de las distintas instituciones responsables “Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y Poder Judicial”.
 
1. El cumplimiento de las sentencias de la Corte Interamericana de Derechos Humanos en las que se condenó al Estado paraguayo a restituir sus tierras ancestrales a nuestros hermanos de las comunidades de Yakye Axa, Sawhoyamaxa y Xákmok Kásek, del pueblo Enxét y Sanapaná del Chaco.
2. Exigimos al Congreso Nacional la aprobación del Decreto Nº 6.482/11 “Que Objeta Totalmente el Proyecto de Ley Nº 4.304/11“ POR CUAL SE OBJETA TOTALMENTE EL PROYECTO DE LEY Nº 4.304/2.011 “QUE DESAFECTA DEL DOMINIO DE LA SECRETARIA DEL AMBIENTE Y TRANSFIERE EN FORMA GRATUITA A LACOMUNIDAD INDÍGENA KUETUVY KO’ E’ TI DE LA ETNIA ACHÉ GUAYAKI, LAFINCA Nº 470, SITUADA EN EL LUGAR CAÍ CUÉ, DEL DISTRITO DE CURUGUATY DEPARTAMENTO DE CANINDEJU”, y reencauzar la solución incluyendo a las comunidades Ava Guaraní Ytu y Tekoha Yvera Ka’a Poty, allí asentadas.
3. El otorgamiento de las tierras reivindicadas desde años atrás a las comunidades contenidas en el listado anexo.
4. Consolidar la participación de los pueblos indígenas en la elaboración y ejecución de las políticas públicas tendientes a la ejecución del presupuesto destinado al Instituto Paraguayo del Indígena para compra de tierras y territorios.
5. Participación de los pueblos indígenas en decisiones políticas, como planes de las binacionales para pueblos indígenas, secretarias de estado y otros, que promuevan el desarrollo integral que nos afectan, por medio de una consulta previa, libre e informada como exigen la Constitución Nacional y otros instrumentos legales;
6. Llamamos la atención, y exigimos la visibilización del proceso de desplazamiento de grupos indígenas establecidos en áreas urbanas y exigimos un plan de solución participativo acorde con el marco legal y valores culturales.
7. Denunciamos la poca efectividad del INDI como entidad encargada de las Políticas Públicas para los Pueblos Indígenas parte del Estado Paraguayo.
8. Presentamos el Plan Nacional del Buen Vivir como propuesta al Estado Paraguayo para la construcción de un desarrollo integral con identidad de los Pueblos Indígenas.

 

 

 

 

Publicar Comentario

 

Nombre:

Ciudad:

Email:

Comentarios:

 


  Ingresa el Codigo de arriba