SOSTENIBILIDAD Y SUSTENTABILIDAD EN LAS NUEVAS CONSTITUCIONES

Compartir este link

Jueves, 01 de Enero de 2015
 

 

En los informes escuchamos de los grandes problemas como la falta de agua y con eso de alimentación en el Chaco, la invasión de mennonitas en el territorio de los últimos selvícolas del Chaco, los Totobiegosode (Areguede-urasade) y en la región oriental la invasión de tierras por campesinos y brasileños, la tala y venta de rollos, etc.

Además, todos estamos experimentando el cambio climático. Esta realidad nos debe poner en alerta que también nosotros debemos cambiar. Algunas naciones vecinas con mucha población indígena, han tomado conciencia de esta amenaza y ven una verdadera solución en la sostenibilidad ecológico-humana.

Ecuador y Bolivia en sus nuevas constituciones nacionales (2008), han dado prioridad a este aspecto. No son los primeros, sino desde miles de años los pueblos originarios de este Continente, con su larga experiencia y con sus saberes, se han encargado del cuidado de la tierra con su vida propia; por eso hoy les llaman los “cuidadores de la selva, del monte, de la naturaleza” o los “guardianes de la vida”.            Queremos presentar aquí algunos artículos de estas dos nuevas Constituciones nacionales para animarnos en la labor de conscientización tanto a la sociedad paraguaya como a algunos de la población indígena, en cuya “cabeza ya ha entrado” este modelo depredatorio de la naturaleza”.

1. Volver a las Raíces originarias

a. Constitución Ecuatoriana

La nueva Constitución ecuatoriana de 2008, en su preámbulo se reconoce como herederos y continuadores de los habitantes originarios de aquella tierra, asumiendo sus valores ancestrales del BUEN VIVIR, el sumak kawsay, que solamente se realiza en una convivencia armónica con la naturaleza. “Nosotras y nosotros, el pueblo soberano de Ecuador, RECONOCIENDO nuestras raíces milenarias…. CELEBRANDO a la naturaleza, la Pacha Mama, de la que somos parte y que es vital para nuestra existencia,…APELANDO a la sabiduría de todas la culturas que nos enriquecen como sociedad…, decidimos construir una nueva forma de convivencia ciudadana, en diversidad y armonía con la naturaleza, para alcanzar el buen vivir, el sumak kawsay”. Toda la constitución ecuatoriana se basa en la recuperacióndeeste valor ancestral del buen vivir que se consigue únicamente en un armónico convivir con la naturaleza: .“El buen vivir requerirá que las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades gocen efectivamente de sus derechos, y ejerzan responsabilidades en el marco de la interculturalidad, del respeto a sus diversidades y de la convivencia armónica con la naturaleza (art.275). Por tanto hay que “recuperar y conservar la naturaleza y mantener un ambiente sano y sustentable que garantice a las personas y colectividades el acceso equitativo, permanente y de calidad al agua, aire, suelo, y a los beneficios de los recursos del subsuelo y del patrimonio natural” (art. 276.4).

Ecuador quiere recuperar sus raíces propias, quiere construir una nueva sociedad a partir de las características de su territorio que marcaron el modo de convivir de sus antepasados: “el territorio de Ecuador constituye una unidad geográfica e histórica de dimensiones  sociales y culturales, legado de nuestros antepasados y pueblos ancestrales” (art. 4).

b. Constitución boliviana

Esta Constitución, elaborada un año después (2009) echa sus raíces hasta la génesis de la Pacha Mama, con la diversidad de pueblos que la poblaron y con las luchas indígenas y sociales últimamente que llevaron el país  a la posibilidad de construirse de nuevo. En su preámbulo expresa con un lenguaje mitológico su utopía de una nueva nación boliviana: “En tiempos inmemorables se erigieron montañas, se desplazaron ríos, se formaron lagos. Nuestra amazonía, nuestro chaco, nuestro altiplano y nuestros llanos y valles se cubrieron de verdores y flores. Poblamos esta sagrada Madre Tierra con rostros diferentes, y comprendimos desde entonces la pluralidad vigente de todas las cosas y nuestra diversidad como seres y culturas. Así conformamos nuestros pueblos, y jamás comprendimos el racismo hasta que lo sufrimos desde los funestos tiempos de la colonia.

El pueblo boliviano, de composición plural desde la profundidad de la historia, inspirado en las luchas del pasado, en la sublevación indígena anticolonial, en la independencia, en las luchas populares de liberación, en las marchas indígenas, sociales y sindicales, en las guerras del agua y de octubre, en las luchas por la tierra y territorio, y con la memoria de nuestros mártires, construimos un nuevo Estado…donde predomina la búsqueda del vivir bien. Dejamos en el pasado el Estado colonial, republicano y neoliberal. Asumimos el reto histórico de construir colectivamente el Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional Comunitario.1

2. Los Derechos del “Buen Vivir”

Llama la atención la jerarquía de los derechos del buen vivir en la Constitución ecuatoriana donde se menciona en primer lugar el derecho de agua y alimentación, después de un ambiente sano, de comunicación e información, de cultura y ciencia, de educación, del hábitat y vivienda, de salud, de trabajo y de seguridad social.

El agua, por siguiente, es considerada el patrimonio nacional más esencial para la vida del país y por tanto es inalienable, imprescindible, inembargable (art. 12

La Constitución boliviana se basa en los valores del buen vivir en la lengua de las culturas más significativas que componen la Nación boliviana como: ama qhilla, ama llulla, ama suwa (no seas flojo, no seas mentiroso ni ladrón), suma tamaña (vivir bien), ñandereko (vida armoniosa), teko kavi (vida buena), ivi mare’i (tierra sin mal, y qhapaj ñan (camino o vida noble) (cf. art.8).

El Estado boliviano quiere sustentarse en los principios ético-morales de estas culturas ancestrales, apoyándose especialmente en los de unidad, igualdad, inclusión, dignidad, libertad, solidaridad, reciprocidad, respeto, complementariedad, armonía, transparencia, equilibrio, igualdad de oportunidades, equidad social y de género en la participación, bienestar común, responsabilidad, justicia social, distribución y redistribución  de los productos y bienes sociales, para vivir bien(art. 8).

También menciona como la Constitución ecuatoriana, el derecho al “agua y a la alimentación” como uno de los “fundamentalísimos” derechos a la vida” (art.15).

Es impresionante como las dos Constituciones nuevas vuelven a los valores de sus culturas “precoloniales” (art. 2) en pleno proceso de decolonización (cf. Patricio Guerrero) y en búsqueda de las raíces de su identidad que se compone desde tiempos remotos de una pluriculturalidad, pero la que hoy día debe apuntar a la interculturalidad.

3. Los  Derechos de la Naturaleza

Una muy sorprendente novedad es que la naturaleza en esta Constitución ya no es tratada como objeto, sino como sujeto con derechos constitucionales: “La naturaleza será sujeto de aquellos derechos que le reconozca la Constitución”(art.10).“La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos. (art. 71)

El Estado… promoverá el respeto a todos los elementos que forman el ecosistema.

La naturaleza tiene derecho a la restauración (art. 72).

El Estado aplicará medidas de precaución y restricción para las actividades que puedan conducir a la extinción de especies, la destrucción de ecosistemas o la alteración permanente de los ciclos naturales. (art. 73)

Las personas, comunidades, pueblos y nacionalidades tendrán derecho a beneficiarse del ambiente y de las riquezas naturales que les permitan el buen vivir(art. 74).

La constitución boliviana no trata a la naturaleza como sujeto, sino habla de su protección por el Estado. “El Estado protegerá todos los recursos genéticos y microorganismos que se encuentren en los ecosistemas del territorio, así como los conocimientos asociados con su uso y aprovechamiento”. (381) “Es facultad y deber del Estado la defensa, recuperación, protección y repatriación del material biológico proveniente de los recursos naturales, de los conocimientos ancestrales y otros que se origen en el territorio” (382). La ley regulará la protección y aprovechamiento de las especies forestales  de relevancia socioeconómica, cultural y ecológica” (387) Especialimportancia da la Constitución boliviana a la protección de la Coca, su símbolo vegetal nacional: ”El Estado protege a la coca originaria ancestral como patrimonio cultural, recurso natural, renovable de la biodiversidad de Bolivia y como factor de cohesión social” (384).

Ambas Constituciones mencionan a la naturaleza, pero mientras que la ecuatoriana le respeta como un ser vivo con el cual se debe convivir para poder llegar a un Buen Vivir, la boliviana la considera como un objeto desamparado y vulnerable necesitado de la defensa del Estado. Sin embargo, en este caso, la naturaleza aparece siempre en el contexto de los conocimientos ancestrales, conocimientos que sin duda alguna, fueron adquiridos gracias a una intensa convivencia con la misma naturaleza.

Sostenibilidad/Sustentabilidad del Buen Vivir

En la Constitución ecuatoriana, el régimen de desarrollo está incluido en la convivencia armónica con la naturaleza, siempre buscando la sostenibilidad.. Un derecho fundamental del buen vivir de la población ecuatoriana es vivir en un “ambiente sano y ecológicamente equilibrado, que garantice la sostenibilidad. Por tanto la preservación del ambiente, la conservación de los ecosistemas, la biodiversidad y la integridad del patrimonio genético del país, así como la prevención del daño ambiental y la recuperación de los espacios naturales degradados. Desde la opción por estas prioridades, se declara la soberanía alimenticia sobre la energética” (art. 14.15) 2. En esta Constitución la naturaleza está relacionada siempre con la convivencia armónica de sus pobladores.

Sin embargo, hoy día, especialmente en el Tercer Mundo, se está creando áreas protegidas, como una de las principales estrategias para la conservación de la naturaleza. No son poblados por seres humanos, solamente visitados. Este concepto de áreas protegidas proviene del siglo pasado (EEUU), para proteger la “naturaleza salvaje” de la destrucción humana. Los habitantes tradicionales, desde milenios, habían conservado con mucha sabiduría su medio ambiente, pero pesar de eso, les sacaron de ese habitat suyo, lo que causó problemas a nivel ético, social, económico, cultural y político. Entonces se descubrió que solo aparentemente estas áreas sirvieron para la conservación de la biodiversidad, pero en realidad se habían convertido en fuentes de ingreso por el turismo internacional, especialmente del Primer Mundo. Cuando los habitantes tradicionales expulsados se organizaron y  reclamaron el territorio de sus antepasados, se les acusaba de estar contra la conversación de la naturaleza.

Por lo tanto, me parece que hay que resaltar la convivencia humana-ecológica que ambas Constituciones defienden.

La nueva Constitución boliviana, en su título II sobre Medio Ambiente, Recursos naturales, Tierra y Territorio, apunta a la corresponsabilidad de toda la población, en consonancia con el Estado, para “conservar y aprovechar  de manera sustentable los recursos naturales y la biodiversidad, así como mantener el equilibrio del medio ambiente” (art. 342). Declara que “el patrimonio natural es de interés público de carácter estratégico para el desarrollo sustentable del país. Su conservación y aprovechamiento para beneficio de la población será responsabilidad y atribución exclusiva del Estado, y no comprometerá la soberanía de otros sobre los recursos naturales” (art. 346). Para proteger la naturaleza, la constitución boliviana habla de Medio Ambiente se ha creado unas políticas públicas de gestión ambiental, que se basan en tres puntos:

1- Planificación y gestión ambiental, con control social.

2- Aplicación de los sistemas de evaluación de impacto ambiental y el control de calidad ambiental, sin excepción y de manera transversal a toda actividad de producción de bienes y servicios que use, transforme o afecte a los recursos naturales y al medio ambiente.

3- Responsabilidad por ejecución de toda actividad que produzca daños medioambientales y su sanción civil, penal y administrativa por incumplimiento de las normas de protección del medio ambiente (art. 345)

El medio ambiente es declarado “patrimonio natural”y destinado para el “desarrollo sustentabledel país” (art. 346). La Constitución defiende a la naturaleza como un bien común vital al penalizar su depredación que daña también a los habitantes:“Quienes realicen actividades de impacto sobre el medio ambiente deberán, en todas las etapas de la producción, evitar, minimizar, mitigar, remediar, reparar y resarcir los daños que se ocasionen al medio ambiente y a la salud de las personas, y establecerán las medidas de seguridad necesarias para neutralizar los efectos posibles de los pasivos ambientales” (art. 347 II).

De especial importancia consideran a los recursos naturales. Forman parte del bien común de toda la población y se debe contar con la participación de la población del lugar en las decisiones de su destino y distribución: “La explotación de recursos naturales en determinado territorio, estará sujeta a un proceso de consulta a la población afectada, convocada por el Estado, que será libre, previa e informada. Se garantiza la participación ciudadana en el proceso de gestión ambiental y se promoverá la conservación de los ecosistemas, de acuerdo con la constitución y la ley. En las naciones y pueblos indígena originario campesinos, la consulta tendrá lugar respetando sus normas y procedimientos propios” (art. 352).“Las utilidades obtenidas por la explotación e industrialización de los recursos naturales, serán distribuidas y reinvertidas para promover la diversificación económica en los diversos niveles territoriales del Estado. La distribución porcentual de los beneficios será sancionada por la ley.” (art. 355). A continuación se menciona algunos recursos que garantizan la vida de los habitantes del país boliviano como los recursos hídricos:“El agua constituye un derecho fundamentalísimo  para la vida, en el marco de la soberanía del pueblo. El Estado promoverá el uso y acceso al agua sobre la base de principios de solidaridad, complementariedad, reciprocidad, equidad, diversidad y sustentabilidad (373) El Estado protegerá y garantizará el uso prioritario del agua para la vida. Es deber del Estado gestiona, regular y proteger y planificar el uso adecuado y sustentable de los recursos hídricos, con participación social, garantizando el acceso al agua a todos sus habitantes. El Estado reconocerá, respetará y protegerá los usos y costumbres de las comunidades, de sus autoridades locales y de las organizaciones indígena originaria campesinas sobre el derecho, el manejo y la gestión sustentable del agua.”  (374).

Bolivia tenía que luchar desde décadas contra la prohibición estadounidense de cultivar coca, por eso se pronuncia fuertemente sobre este asunto. Con la coca la Constitución defiende su derecho a un “patrimonio cultural” milenario:“El Estado protege a la coca originaria y ancestral como patrimonio cultural, recurso natural renovable de la biodiversidad de Bolivia y como factor de cohesión social” (art. 384).

Un gran cambio en el enfoque económico respecto a la exportación, se manifiesta en el ejemplo de la producción energética“El estado desarrollará… nuevas formas  de producción de energías alternativas, compatibles con la conservación del ambiente. El Estado garantizará la generación de energía para el consumo interno; la exportación de los excedentes de energía debe prever las reservas necesarias para el país (art. 379)

El Buen Vivir de la nación se cubre en primer lugar con los recursos naturales que la misma tierra boliviana da, solamente los excedentes se exporta. La sosteniblidad también se extiende al ámbito económico en un sano equilibrio ecológico-humano.

CONCLUYENDO

Con alegría constatamos la vuelta de dos pueblos latinoamericanos a las raíces de sus culturas precoloniales que recuperan, estiman, rescatan e implementan sus culturas ancestrales con la moderna, pero solamente si coincide en el mismo enfoque de la sostenibilidad. El recorrido por las dos Constituciones bajo es aspecto de la sostenibilidad, nos aportan algunos principios fundamentales que queremos sintetizar aquí:

1. Aprovechar el momento histórico de cambio de épocas, el que exige volver a la última raíz,

2. Rescatar a la naturaleza como sujeto con derechos de vida, y relacionarse con ella como tal.

3. Saber transformar la pluriculturalidad en una convivencia armónica en interculturalidad

4. Saber utilizar los recursos naturales renovables, solamente tanto para que garanticen el Buen Vivir, no para fines de lucro.

4. Agradecer con un Buen Vivir entre los pobladores junto con la Madre Tierra lo que ha aportado en sustento alimenticio, riquezas minerales y conocimientos y saberes, transmitidos por los antepasados que han convivido con ella.

Parece que las dos constituciones representan una alternativa al sistema neoliberal que quiere ser universal, homogéneo, acumulativo, centralista y aparentemente tiene la única solución económica es decir, no permite alternativas.

Sin embargo, son alternativas estas dos Constituciones con su programa del Buen Vivir que remite a una vida digna donde no falta ni sobra, lo que posibilita y mantiene una relación en reciprocidad y solidaridad.

¡Ojalá que en la nueva Constitución paraguaya también estarán presentes estos principios de nuestras culturas originarias. Pero no hay que esperar, ya pode1-Lo concretiza más en el cap. 9 cuando dice : “Constituir una sociedad justa y armoniosa, cimentada en la descolonización….para consolidar las identidades plurinacionales, …garantizar el bienestar (buen vivir) … y fomentar el respeto mutuo y el diálogo intracultural, intercultural y plurilingüe.

2-La nueva Constitución prohíbe el uso de contaminantes orgánicos persistentes altamente tóxicos, agroquímicos internacionalmente prohibidos y las tecnologías y agentes biológicos experimentales nocivos y organismos genéticamente modificados perjudiciales para la salud humana que atenten contra la soberanía alimenticia y desechos tóxicos al territorio nacional (cf. art.15).

3-Anexo: La Cuencaamazónica

Queremos mencionar aquí un régimen especial que le dan ambas naciones a la Cuenca amazónica que ambas naciones. Es conocido que el territorio de las provincias amazónicas forma parte de un ecosistema importante para el equilibrio ambiental del planeta. Sabemos que este territorio está en la mira de muchasmos comenzar con la concientización de las comunidades que acompañamos para que sean preparadas el día de mañana, a dar su aporte a una convivencia en Sostenibilidad con y en una “Tierra sin Mal” en el Paraguay. 

 

 

 

 

Publicar Comentario

 

Nombre:

Ciudad:

Email:

Comentarios:

 


  Ingresa el Codigo de arriba